Estrés, ansiedad y depresión

Son los trastornos psicológicos más comunes a nivel mundial, representan el 12 % del total de las enfermedades según OMS

Estres

La respuesta de estrés se origina cuando una persona percibe una situación como amenazante y además, considera que no dispone de recursos para hacerle frente.

El estrés es una forma de afrontar y adaptarse a las diferentes situaciones que se presentan.

Una de las claves para comprender el estrés, consiste en ser conscientes de que se trata más bien de una percepción por parte de la persona más que de la situación. Con esto queremos decir que depende de la valoración cognitiva que se haga de lo que sucede. De esta forma, si la persona considera que no puede responder adecuadamente o considera que no tiene recursos para afrontarla experimentará estrés.

Una persona con mal manejo del estrés puede presentar síntomas psicofisiológicos, neuroendocrinos, síntomas psicológicos. 

Por otro lado, el psicólogo Bruce McEwen de la Universidad de Yale afirma que “cada vez hay más pruebas que demuestran que el estrés afecta directamente al sistema nervioso: aumentan las enfermedades infecciosas como la gripe, el resfriado, el herpes…”.

Depresión

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que se caracteriza por presentar síntomas muy variados según cada persona. No obstante, todos ellos se encuentran bajo una realidad gris invadida por el pesimismo, la incapacidad de hacer frente a la vida y un malestar general.

Suele considerarse la tristeza crónica como uno de los síntomas más característicos. 

Es un trastorno multifactorial.

La OMS ha concluido que en 2020 la depresión será la segunda causa de incapacidad del mundo

Una situación preocupante es que según la OMS, la depresión es la causa principal de discapacidad en el mundo. Actualmente, unos 300 millones de personas sufren este trastorno del estado de ánimo y al menos un 50% de ellas no reciben tratamiento o si lo tienen no es el más adecuado

Ansiedad

La ansiedad es una respuesta emocional a estímulos o situaciones que se perciben como amenazantes en un futuro. Siendo esta la característica que diferencia la ansiedad del estrés, ya que este último se centra en algo que se está sufriendo en un determinado momento. El problema surge cuando no se sabe gestionar y se vuelve patológica, interfiriendo de forma negativa en nuestras vidas

Como vemos, el estrés, la ansiedad y la depresión pueden afectarnos de forma muy negativa, sobre todo si dejamos al tiempo pasar. Preocuparnos por nuestro estado de salud tanto físico como emocional es esencial (al igual que de aquellos que nos rodean).

No dudemos, por tanto, en pedir ayuda a un profesional cuando percibamos que perdemos el control. O que estamos perdiendo nuestra calidad de vida.

Indhira Rojas
Últimas entradas de Indhira Rojas (ver todo)
Estrés, ansiedad y depresión
Scroll hacia arriba